Steve Ramírez López
Steve Ramírez López

Especialista en Responsabilidad Social Empresarial con amplia experiencia en la generación de contenidos multimedia y estrategias de storytelling transmedia. Apasionado por los temas de sostenibilidad y responsabilidad corporativa.

Un reciente informe de Forrester titulado ‘The future of IT’ explora las tendencias sobre el futuro de las tecnologías de la información y cómo los roles tanto de administradores cómo de proveedores de TI será esencial para lograr un desarrollo constante de las tecnologías de la información.
A continuación, presentamos las principales conclusiones de este documento.

Innovación impulsada por la tecnología

En el futuro cercano, casi todas las empresas operarán como entidades digitales. El destino y la fortuna de una empresa estarán determinados por su capacidad para explotar la tecnología a su máximo potencial.

Seguirá siendo importante fijarse en el cliente, pero están en juego fuerzas poderosas que obligarán a TI a asumir un papel más importante: garantizar que la tecnología cree nuevas posibilidades y capacidades que dan forma y guíen la estrategia y las operaciones.

En otras palabras, las empresas ahora cuentan con muchas herramientas que les facilitan lograr mejoras simples que repercuten en mejores KPI’s e indicadores. Esto las hace más competitivas incluso en el mercado.

Las empresas que aprendan a implementar sus propias mejoras (a innovar) de manera ‘independiente’ lograrán liderar su sector siempre y cuando mantengan su enfoque en el cliente.

TI también es Tecnología Inmersiva

La innovación impulsada por la tecnología es muy diferente a la forma en que operan la mayoría de las empresas en la actualidad, pero pronto estará en juego en un mercado agresivo y en rápido movimiento.

Este fenómeno magnificará la importancia de la tecnología y, por lo tanto, de TI, pero también exigirá un entorno en el que los límites entre TI y el negocio en general se desvanezcan. Las capacidades de TI serán mucho más potentes y fluidas, capaces de fundirse con el núcleo del negocio, con el propósito de la organización.

No es suficiente con lograr mejoras mediante la tecnología. La tecnología debe abarcar el ABC del negocio, desde las labores básicas de marketing, pasando por la cadena de suministros y llegando a las fases de logística o entrega final.

Una experiencia inmersiva en TI, formará compañías capaces de solucionar toda clase de contingencias en todas sus áreas y las dotará con una capacidad de flexibilidad y resiliencia indispensables para los negocios de la próxima década.

El futuro de TI

Pasar del concepto de transformación digital que invita a ‘migrar’ hacia soluciones digitales o establecer cambios paulatinos relacionados con la mejora constante de los productos y servicios, al de tecnología inmersiva, supone varios desafíos.

Muchos directores ejecutivos, con una comprensión básica de la tecnología, luchan por impulsar cambios de mayor alcance (a veces por fuera de su límite), y la inercia organizacional anticuada genera fuertes vientos en contra para el progreso.

“En 2018, más del 50% de los esfuerzos de transformación digital fracasaron o se estancaron debido a que elementos como el tamaño, la complejidad y el cambio de mando abrumaron a las organizaciones”, asegura el reporte.

El futuro de la TI es una respuesta revolucionaria a las dinámicas externas e internas. Tendrá graves implicaciones para las juntas directivas, los directores ejecutivos, los líderes empresariales, los CIO y las organizaciones en su conjunto.

Una compañía estará teniendo una experiencia inmersiva, cuando sus valores se midan no solo en el terreno financiero, sino también en el digital, cuando las brechas de conocimiento y formación de los equipos de TI se reduzcan y cuando la organización como un todo, trace sus objetivos con una perspectiva tecnológica de 360°.

La presión combinada de los clientes inquietos y con conocimientos digitales, el ritmo vertiginoso del cambio tecnológico y los competidores dentro y fuera de la industria no disminuirá. Se intensificará y superará los estándares actuales. La competencia se hace cada vez más agresiva en el mercado, y se necesita de organizaciones capaces de adaptarse a ese nuevo ritmo.
Las propuestas disruptivas ya no serán del dominio exclusivo de los nativos digitales, sino que también se convertirán en una forma de relacionamiento estándar en las empresas tradicionales. El liderazgo tecnológico es el liderazgo empresarial del mercado futuro, y esa realidad cambiará las expectativas y la naturaleza de la gestión de TI.

Desarrolle una experiencia de tecnología inmersiva con las soluciones de ManageEngine: gestión de Active Directory, gestión unificada de dispositivos (UEM), gestión de servicios de TI (ITSM), gestión de operaciones de TI (ITOM), gestión de dispositivos móviles y gestión de TI desde la nube, entre otras capacidades.

Las múltiples integraciones de las soluciones de ManageEngine le garantizan la posibilidad de acceder desde ya a una experiencia inmersiva y perfilar su gestión de TI de acuerdo con las tendencias mundiales.

Te invitamos a conocer nuestro ecosistema de soluciones en nuestro sitio web.

Visitas: 9

COMENTARIOS